Eduardo Arquer

 

¿Es la primera vez que trabajas en un proyecto como este?
Miedo, suspense, un lugar abandonado, un frío y una humedad glacial…
Pues sí y no. Yo he interpretado al conocido Fantasma de la ópera y a Freddy Krueguer en unas performances durante las fiestas de Halloween hace varios años, siempre iba por el patio de butacas asustando a la gente hasta que le llegaba el turno a mi número en el escenario y subía. Era muy divertido (incluso usaba petardos bombeta), pero eso, era más una animación. La verdad es que sí fue nuevo para mí rodar en lugares abandonados como el manicomio y la estación de esquí, y aunque en Sevilla eso del frío es algo difuso no quiero ni acordarme de mis manos y pies durante el rodaje en Madrid, jajajajajaja, tuve que recurrir a todos los trucos conocidos por el hombre para evitar otra Edad del hielo, no te digo más. Eso sí, ver y tocar la nieve por primera vez no tuvo precio, la bola de nieve que tiro en ese video a Juan del Junco fue la primera de mi vida.

¿Cómo afrontaste esto?
Con valor e ilusión a partes iguales. Sabía que el resultado iba a ser muy bueno y de mucha calidad porque ya me conozco a los directores y no son unos mediocres. Además, la necesidad de saber más acerca de que le iba a pasar a Daniel Becquer era demasiado fuerte… y no queda bien que un especialista de cine esté quejándose del frío, la verdad.

¿Crees que las condiciones favorecieron a la interpretación, todo lo contrario o ambas?
Creo que favoreció y ayudo a mis compañeros, ya que notaba que no se dormía nadie ni se desconcentraban porque deseaban hacerlo bien deprisa para irnos a casa y estar calentitos. Pero sin duda, ayudó a que se cumplieran los plazos de rodaje. Como estaban helados no se dispersaban, sino que rápidamente decían: Ea, pues rápido, vamos a repetir la escena. Yo era diferente, iba mentalizado de que tendría que estar allí hasta que saliera bien porque llevaba al personaje principal, por lo que ni pensaba en las condiciones climatológicas. Aun así, por mis compañeros, intentaba que fuéramos más o menos deprisa.

¿Tienes otras facetas artísticas?
Alguna. Soy especialista de cine en las escenas de acción y máximo riesgo, soy espadachín, manejo mandoble, sable, florete, espada y maza con y sin escudo, lanza. También se me da muy bien la comedia y el clown, cambio de voces y su imitación (mi imitación de Minioms causa furor, así como la de los profesores que he tenido), el mimo y la pantomima, no canto del todo mal, se me da bien bailar flamenco y otros bailes, “toco” la armónica, me chifla el teatro clásico y el verso, la lucha escénica, y algo más sabré hacer, pero no me acuerdo ahora.

¿Trabajar en The Bequer´s Guide te ha reportado cosas?
Muchas cosas, sí. Lo primero fue que los castings son una lotería, porque fue el peor de mi vida con diferencia y me llamaron por eso, porque no escuchaba a los demás, porque solo quería que estuvieran callados, en fin. También me aportó la opción de creer en mí mismo, porque me pilló en un momento delicado de mi formación en la que me planteaba muy seriamente dejarlo porque pensaba que no valía para esto y no pasaba nada, que otra cosa en el mundo podría hacer que estuviera bien aunque no me llenara tanto como la interpretación. Que me escogieran para hacer de Daniel y Emi (personaje del largometraje Sueño, próximamente en cines) hicieron que volviera a levantarme y siguiera. También me ha reportado enamorarme de un personaje maravilloso como Daniel Becquer, y adoro cuando mis personajes me enamoran. Todo esto por no hablar del equipo de personas tan buenas, cercanas, cálidas, profesionales y bellas (por dentro y fuera), óle la gente buena, todos con una sonrisa, todos apoyando al de su lado para que no se viniera abajo… brutal el equipo humano que Manu Franco y Fernando Bermejo juntaron, brutal y magnífico. Y por último me ha aportado a saber y conocer más de cerca la vida del actor durante un rodaje prolongado, porque en otros rodajes estoy un día, o días sueltos no seguidos, y estas dos temporadas me han enseñado mucho. Muy satisfecho y orgulloso de haber participado con mi granito de arena en esta súper-historia.

¿Se dista mucho Eduardo de Daniel?
Difícil pregunta. Sí se distancia, yo soy más de hacer chistes malos, estar con la gente, cervecita aquí y allí, hablar e interesarme por los demás, de hecho, más de uno pensaba que me iba a presentar al papel de Cristian. Pero también es cercano a mí, me explico, un actor saca de sí mismo, de su mundo interior y su propia riqueza emocional, por lo que Daniel es también una parte de mi muy concreta en unas circunstancias muy concretas.

¿Cómo afrontaste tu personaje?
Con ayuda y paciencia infinita por parte de Manu Franco, y con un interés enorme porque es un personaje fascinante. Empecé sacando mi ironía y poca vergüenza, al principio cuando me callaba una bordería me decía Manu: – ¡Becquer, sí sería tan borde! Déjalos que hablen y después ¡hachazo! Luego, empezaba a decir las borderías de Daniel y me alegraba de que fuera tan distante, porque me daba la pista de que eran polos opuestos el Daniel interior del exterior, entendía lo profundamente rico que era a nivel emocional, no se podía quedar en una máscara fácil del tío borde que siempre tiene razón.

¿Te resulto fácil?
No, el proceso de creación de un personaje es muy, pero que muy complicado y lento, no te puedes dejar cabos sueltos, no es hacer un dibujo sino abocetarlo, delinearlo, ¿con qué grosor el trazo? Colorearlo y elegir sus colores (¿suaves o fuertes, acuarelas, óleos, ceras?), darle relieve al dibujo (¿pronunciado o no, líneas o curvas?), elegir las texturas del mismo (¿suave, rugoso, telas, piedras, joyas?), otorgarle olores, adornarlo y darle parte de tu vida. Y muchas veces el director no te ayuda y te dice que ese no vale, que hagas otro. No en vano la interpretación en la escuela de Arte dramático son 4 años mínimos. Menos mal que yo tenía a Manu…

¿Actualmente donde se te puede ver actuar? ¿Qué proyectos llenan tu vida?
Pues este verano he rodado un western en Almería que se llama Flor de lis y que estará en cines sobre Febrero donde interpreto a un ayudante del sheriff Hoffman, también estaba en Isla Mágica (parque temático) con un capitán inglés que perseguía a los mosqueteros que esperemos repongan para el verano que viene… También estará en cines Sueño, película que fue mi primer largometraje. En teatro, los días 1, 2, 3,9 y 10 de Noviembre, representaré con la compañía Viento Sur la obra de Zorrilla Don Juan Tenorio, donde interpreto al padre de Doña Inés y comendador de la Orden de Calatrava, Don Gonzalo de Ulloa. Actuaremos en la sala de Viento Sur y en la sala Chicarreros Cajasol sobre las 20:00 o las 20:30 horas. Y también tengo un par de web series a la vista en las que me cogieron, pero no puedo decir más. ¡¡¡Y a ver si también conseguimos el dichoso dinero, que quiero que uno de mis proyectos sea la 3ª temporada de The Becquer’s guide!!! De ese no puedo deciros mi papel (chiste malísimo).

Para terminar ¿hay algún dato más que quieras aportar?
Que no os hacéis una idea de lo que me gusta que estéis ahí apoyando la serie y difundiéndola. Yo, personalmente, os doy las gracias por cada RT, por cada vez que compartís en FB, en serio, sois geniales y os daría un abrazo y dos besos a cada un@. Así da gusto trabajar, y más que lo voy a hacer como salga la 3ª temporada. De corazón, gracias, de verdad.

 

 

Podéis contactar con Eduardo Arquer por twitter @Eduarquerp  https://twitter.com/Eduarquerp

y por facebook en https://www.facebook.com/eduardo.arquerdelaprada?fref=ts

Categoria: Noticias

Deja un comentario


Sponsors

  • Wizardcon Madrid
  • Pulse aquí si quiere saber como publicitarse en este sitio.
  • Pulse aquí si quiere saber como publicitarse en este sitio.
  • Pulse aquí si quiere saber como publicitarse en este sitio.