Desde pequeña siempre supo que tenía madera de líder: guapa, inteligente, carismática. Aunque su padre le da dinero y le compra todos sus caprichos, nunca le dio cariño. Su madre falleció y tuvo que apañárselas sola con su hermano Félix. Continuó sus estudios de empresariales con el objetivo de crear su propio negocio. Al morir también su hermano, su determinación pasó a ser buscar una respuesta. Para ello, contactó con Bécquer y no tardó en darse cuenta de que había contratado a la persona adecuada.